Aprendiendo a surfear (para Pablo)

En el mar, como en la vida, siempre hay olas. A veces son grandes, a veces pequeñas y a veces el mar parece “una balsa de aceite”.

Las olas surgen en la superficie del agua porque las agitan los vientos, que vienen y van y cambian de dirección y de intensidad, tal como sucede en  nuestras vidas.

Nada podemos hacer para detener las olas, ni los vaivenes de la vida, intentarlo no es muy inteligente, pero si podemos  reconocer que el mar, como la vida tiene sus propias normas.

Los buenos surfistas no tienen miedo a las grandes olas, pero si respeto, conocimiento, pasión por ellas.  Y saben… “que no pueden detener las olas, pero  pueden aprender a surfear  y a disfrutar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s