Autocompasión

En la meditación de la atención plena practicamos tres habilidades claves para desarrollar nuestro bienestar y crecimiento personal:

  • Concentración, para calmar nuestra mente.
  • Atención plena, para enfrentarnos a los retos emocionales con ecuanimidad.
  • Compasión: para abrir nuestra conciencia a las cargas que lleva el ser humano: sufrimiento, dolor, decepciones, fracasos, soledad, pérdida, daños incontables que vamos acumulando a lo largo de nuestra vida.

Hablar, reflexionar, trabajar el tema de la compasión me parece importantísimo en un mundo en el que nos educan para triunfar, para competir, para ser los mejores, pero no para tener una conciencia de amor y comprensión hacia el ser humano, con sus decepciones, sus fracasos y su dolor.

La compasión es la capacidad de ponernos en lugar de la otra persona cuando está sufriendo, y el deseo de ayudarla. La compasión abre nuestra conciencia a los otros seres humanos, lo que sin duda implica:

  • Prestar atención: para tener compasión por los demás, debes notar que están sufriendo.
  • Tener la capacidad de conmovernos por el sufrimiento: tener compasión implica que somos capaces de conmovernos por el sufrimiento de los demás y sentimos el deseo y la necesidad de ayudar a la persona que sufre de alguna manera.
  • Ofrecer comprensión y bondad a los demás: cuando fallan o cometen errores, en lugar de juzgarlos con severidad ya que somos conscientes de que el sufrimiento, el fracaso y la imperfección forman parte del ser humano.

En este sentido, autocompasión implica actuar de la misma manera hacia ti mismo cuando estás teniendo un momento difícil, cuando fallas, o notas algo que no te gusta de ti. Es, en los momentos difíciles, preguntarte a ti mismo ¿Cómo puedo cuidarme en este momento complicado que estoy atravesando? Es decir, en lugar de juzgarte, criticarte y hundirte por tus deficiencias, la autocompasión significa que vas a ser amable y comprensivo cuando te enfrentas a tus errores personales.

Es pues el arte de tratarnos con amabilidad de manera intencional cuando estamos sufriendo emocionalmente; es hacernos conscientes, en el momento presente, de que estamos luchando con sentimientos de inadecuación, desesperación, u otras emociones dolorosas; es relacionar experiencias personales con los de otras personas que también están sufriendo, poniendo nuestra propia situación en una perspectiva más amplia.

Desde esta perspectiva la autocompasión consta de:

  • Autoamabilidad.
  • Sentido de la humanidad.
  •  Atención plena.

Autoamabilidad: implica ser cálidos y comprensivos con nosotros mismos en los momentos difíciles, reconocer que somos imperfectos y aceptar que no siempre se puede conseguir exactamente lo que uno quiere. Cuando esa realidad vital es aceptada con simpatía y amabilidad, se experimenta una mayor ecuanimidad emocional.

Captura

Humanidad compartida: no somos los únicos que sufrimos o cometemos errores, aunque a veces nos lo parezca. La propia definición de ser “humano” significa que uno es mortal, vulnerable e imperfecto. Por lo tanto, la autocompasión implica reconocer que el sufrimiento y la inadecuación personal es parte de la experiencia de humanidad compartida: “algo que todos pasamos” en lugar de ser algo que sólo me pasa a “mí”.

Mindfulness (atención plena). La autocompasión también requiere un enfoque equilibrado sobre nuestras emociones negativas para que los sentimientos no sean ni suprimidos ni exagerados (gestionar nuestras emociones de manera adaptativa). Esta postura equilibrada proviene del proceso de

  • Tener la voluntad de observar nuestros pensamientos y emociones negativas con franqueza y claridad, de modo que se mantengan en la conciencia viva.
  • Aceptar los pensamientos y sentimientos tal como son, sin tratar de suprimirlos o negarlos.

Esta actitud compasiva hacia uno mismo puede ser aprendida por cualquier persona en la práctica, ya que es simplemente una repetida evocación de buena voluntad para con nosotros mismos, especialmente cuando estamos sufriendo o nos sentimos inapropiados, cultivando así el deseo de querer ser felices.

Con todo lo expuesto anteriormente solo quiero recalcar lo importante que es para nuestro bienestar dedicar un tiempo a la tarea de aceptarnos tal y como somos, de manera bondadosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s