Vuelta al amor

Nuestro temor más profundo no es ser inadecuados.

Nuestro temor más profundo es que seamos poderosos más allá de toda medida.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta.

Nos preguntamos ¿Quién soy yo para ser brillante, inteligente, fabuloso, estupendo?

En realidad ¿Quién eres para no serlo?

El hacerte pequeño no le sirve al mundo para nada.

No hay nada de esclarecedor en encogernos de manera que las otras personas

se sientan inseguras en nuestra compañía.

Todos estamos destinados a brillar, como lo hacen los niños…

Y, al dejar que brille nuestra propia luz,

inconscientemente les damos a los demás, permiso para hacer los mismo.

Al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia libera automáticamente a los otros.

Marianne Williamson.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s