Nuestra voz interior

¿Cómo te hablas a ti mismo, a ti misma? ¿Cómo suena tu voz interior? ¿Esa que está dentro de tu cabeza y que solo tú puedes oír?

Todos los seres humanos tenemos nuestra voz interior y a cada uno nos suena de manera diferente. Para algunas personas puede ser la fuente de su bienestar, para otras una voz abrumadora y dolorosa que les sabotea y les amarga la vida.

Si te paras un momento y dedicas un poco de tu tiempo, puedes darte cuenta de que se siente al ser tú y de cómo se relaciona contigo tu voz interior. Sigue leyendo “Nuestra voz interior”

Aceptación Radical

Lo mas curioso y paradójico es que precisamente cuando me acepto a mi mismo tal como soy es cuando puedo cambiar .

Carl Rogers.

 

Una de las mayores tragedias de nuestras vidas es que, aunque tenemos la libertad a nuestro alcance, podemos pasarnos años y años atrapados en unas mismas pautas viejas. Sumidos en nuestros miedos de la falta de valía, de la comparación social, de la exigencia de ser buenos en todo y de las demás normas competitivas con que nos ata la sociedad actual, nos acostumbramos a encerrarnos en nuestra propia jaula de la autocrítica y de la ansiedad, llenos de inquietud e insatisfacción y nos volvemos incapaces de vivir nuestra vida con la bondad y la compasión a la que todos tenemos derecho.

El primer paso para salir de la jaula, en la que nos ha atrapado la sociedad actual, es aceptarlo absolutamente todo de nosotros mismos y de nuestras vidas, a base de abrazar con desvelo y con solicitud nuestras vivencias de cada momento.

Aceptarlo absolutamente todo quiere decir ser consciente de lo que esta pasando en nuestro cuerpo y en nuestra mente en un momento dado, sin intentar controlarlo, ni juzgarlo ni evitarlo. No quiere decir que consistamos las conductas dañinas, ni las nuestras ni las de los demás. Se trata de un proceso interior de aceptar nuestra vivencia concreta y del momento presente.

Este reconocer con claridad lo que pasa dentro y fuera de nosotros, observando lo que vemos con un corazón abierto, amable y amoroso, es lo que Tara Brach llama “Aceptación Radical”.

Sigue leyendo “Aceptación Radical”

Taller Mindful Self-Compassion

Un libro para 2020

“Camino con corazón”, Jack Kornfield.

Un libro de cabecera, para leer despacio, sin prisas. Un libro para integrar sus enseñanzas sobre meditación y transformación interior en nuestro día a día.

“Camino con corazón”, es un libro cálido, inspirador y sobre todo práctico. Tomando como base la Atención Plena y la Compasión, el autor nos guía por una serie de prácticas de meditación y reflexiones sobre nuestra vida interior y las cosas importantes que forman parte de ella.

Un libro para aprender a vivir la vida con amor y compasión, con paciencia y perdón, para vivir como un verdadero ser humano.

En resumen un libro para vivir y crecer como personas en 2020.

¡Paz y bienestar para vuestros corazones!.

Rafael Ortuño.

ALGUNAS IDEAS PARA PERSEVERAR O INICIARSE EN LA PRÁCTICA PERSONAL DE LA MEDITACIÓN

Para todo los que leéis mi blog y/o meditáis, os dejo unas breves ideas para mantener un práctica constante o para iniciarse en la meditación.

¿Qué se necesita para iniciarse o aumentar la posibilidad de meditar diariamente y de que en nuestra vida seamos mas conscientes y compasivos, con nosotros y con los demás? Practicar, practicar, practicar. Cuanto más practicamos mas conscientes y compasivos podemos llegar a ser. Las personas que logran practicar de manera consistente generalmente encuentran un equilibrio entre la cantidad y la calidad de la práctica. Sigue leyendo “ALGUNAS IDEAS PARA PERSEVERAR O INICIARSE EN LA PRÁCTICA PERSONAL DE LA MEDITACIÓN”

INTEGRAR LA PRÁCTICA DE LA ATENCIÓN PLENA EN EL DÍA A DÍA

EL entrenamiento en Atención Plena puede consistir en dar un paseo o conducir de manera consciente, levantarte 15 minutos antes para meditar (es un buen momento para hacerlo, ya que al inicio del día es cuando tu mente está más tranquila y te ayuda a focalizar con más lucidez y determinación la jornada). Puedes utilizar meditaciones guiadas que puedes comprar o bajarte de Internet, sintonizar con tu respiración en distintos momentos del día, cuando comas, al esperar en una cola, etc. Fija una cita de Mindfulness contigo mismo/a y ponte una alarma en el móvil (con un tono relajante) que te lo recuerde. Hoy en día, hay múltiples aplicaciones de móvil que te pueden ayudar a consolidar la práctica. No se trata de proponernos muchas o grandes acciones, sino simplemente, con el corazón en la mano, las que de verdad podamos llevar a la práctica, aquellas que nos ayuden a relajarnos, a parar, a estar presentes. AquÍ dejo 37 pequeños entrenamientos de Mindfulness. Sigue leyendo “INTEGRAR LA PRÁCTICA DE LA ATENCIÓN PLENA EN EL DÍA A DÍA”

Conciencia

Detener nuestra guerra interior

 

La mente tiene la tendencia a pelear contra las cosas tal como son. Para seguir un camino con corazón, hemos de comprender completamente el proceso de hacer la guerra, dentro y fuera de nosotros, cómo se inicia y cómo termina.

Sin comprensión, nos pueden asustar con facilidad los fugaces cambios, las pérdidas inevitables, los fracasos, la inseguridad del envejecer y del morir. La incomprensión nos lleva a pelear con la vida, huyendo del dolor o aferrándonos a la seguridad y los placeres que, por naturaleza, nunca pueden satisfacernos realmente.

Nuestra lucha con la vida se expresa en cada dimensión de nuestra experiencia, interior y exterior. Guerreamos con nosotros mismos, con nuestras familias y comunidades, entre razas y naciones. Las guerras entre personas son un reflejo de nuestro propio conflicto interno y del miedo.

Achaan Chah, describe esta batalla sin fin:

Los seres humanos estamos constantemente en combate, en guerra, con el fin de huir del hecho de ser tan limitados, limitados por tantas circunstancias que no podemos controlar. Pero en lugar de escapar, seguimos creando sufrimiento, emprendiendo guerras con el bien, con el mal, con lo que es demasiado pequeño, con lo que es demasiado grande, con lo que es demasiado corto, con lo que es demasiado largo, con lo que es correcto o incorrecto, batallando, batallando sin tregua.

La sociedad abona nuestra tendencia mental a negar o reprimir nuestra consciencia de la realidad. Gastamos una energía enorme para rechazar nuestra inseguridad, luchar contra el dolor, la muerte y la pérdida, así como para ocultarnos de las verdades básicas del mundo natural y de nuestra propia naturaleza. ¿Cómo somos capaces de cerrarnos de un mundo tan tajante a las verdades de la existencia?

Usamos la negación para escapar a los pesares y dificultades de la vida. Para apoyar dicha negación, utilizamos adicciones. Nuestra sociedad es una sociedad adicta, adicta a las drogas, adicta al juego, comida, sexo, relaciones poco saludables, o a la velocidad y al trabajo. Y todas esas adicciones constituyen apegos repetitivos y compulsivos utilizados para eludir los sentimientos y negar las dificultades de nuestras vidas. Sirven estas adicciones para insensibilizarnos a lo que hay, para ayudarnos a eludir nuestra experiencia.

Una de nuestras adicciones más arraigadas es la adicción a la velocidad. La sociedad tecnológica nos empuja a aumentar el ritmo, el ritmo de todo, el ritmo de nuestra productividad, el ritmo de las comunicaciones, el ritmo de nuestras vidas.

En una sociedad que nos empuja a la velocidad y las adicciones y nos insensibiliza a la experiencia. En una sociedad de estas características, es casi imposible ubicar nuestros cuerpos o comunicarnos con nuestros corazones y menos aún comunicarnos, de verdad, los unos con los otros, en la tierra en que vivimos. Por el contrario, cada vez nos sentimos más aislados y solos, privados de la comunicación con los demás y de la red natural de la vida, generándonos una profunda soledad acompañada de una sensación de pobreza interior.

Sigue leyendo “Detener nuestra guerra interior”

Humanidad compartida

Un ser humano forma parte de un todo al que llamamos “universo”, una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto; algo así como una ilusión óptica de su conciencia. Esta falsa ilusión es para nosotros como una prisión que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto que profesamos hacia las pocas personas que nos rodean. Nuestra tarea deber ser liberarnos de esta cárcel ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivas y al conjunto de la naturaleza en toda su belleza.

Albert Einstein.

10 formas de que tu día sea más pleno

Imprime esta imagen y pégala en la pared, en el frigorífico, en tu lugar de trabajo… Y practica estas ideas todos los días de tu vida.