Estrés: una respuesta natural del organismo

Podríamos considerar el estrés como la respuesta natural del ser humano a las demandas del medio externo o interno. Desde esta perspectiva, el estrés es simplemente la forma que tiene nuestro organismo de cuidarnos y preocuparse por nosotros cuando entiende que estamos ante situaciones que nos amenazan. Es decir, situaciones que sobrepasan los recursos que poseemos.

Los investigadores definen el estrés como un proceso complejo y multidimensional. Dicho proceso está relacionado con la supervivencia de un organismo ante un estímulo, externo o interno, considerado amenazante y que moviliza en el organismo sus recursos fisiológicos, psicológicos y conductuales. Muchos de esos recursos están relacionados, directa o indirectamente, con la salud.

Sigue leyendo “Estrés: una respuesta natural del organismo”

MIRAR TODO CON AMOR (Pollak-Pedulla-Siegel)

Prueba a mirar a la gente con ojos bondadosos y de amor. A medida que lo hagas, lleva tu conciencia a cualquier tensión u opresión que tengas alrededor de los ojos; sin forzar nada, invita a tus ojos a que se suavicen.

Concentra tu atención en cualquier cambio sutil en la cara, el cuerpo, el corazón y la mente. Percibe las historias que vengan a la mente o cualquier resistencia que surja; permite que crezcan y se disipen sin quedar atrapado en la narrativa.

Observa lo que sucede cuando suavizas tu mirada: mira a tu pareja, a tu hijo o al compañero con ojos bondadosos y de amor. Normalmente no es una experiencia de una sola dirección. La manera en la que miramos a los demás suele influir en cómo nos miran a nosotros, y a su vez en la forma en que nos miramos a nosotros mismos.

OCHO MANERAS DE MANTENER LA PRÁCTICA DEL MINDFULNESS

Aprender la práctica formal de mindfulness es relativamente sencillo, pero mantenerla en el tiempo no lo es. Es fácil frustrarse, pensar que no lo estamos haciendo del modo correcto o preguntarse si realmente merece la pena. Por ello el compromiso y la perseverancia son fundamentales.

Trabajar el mindfulness es comparable al desarrollo de la forma física y que se puede plantear con diferentes niveles de intensidad. La analogía se mantiene también de otro modo: a veces es complicado engancharse a una rutina de ejercicios, pues hay días en que un entrenamiento puede antojarse muy difícil, y hay otros días en que el mismo entrenamiento se realiza sin apenas esfuerzo. Pero aunque los entrenamientos sean fáciles o difíciles, estamos seguros de que nuestro cuerpo está poniéndose más en forma cada vez que hacemos ejercicio físico.

En la práctica del mindfulness nos puede pasar algo parecido por lo que es necesario tener claro que solo la práctica continuada, del día a día, nos puede llevar a convertirla en una fuente de bienestar en nuestra vida. Sigue leyendo “OCHO MANERAS DE MANTENER LA PRÁCTICA DEL MINDFULNESS”

7 pasos básicos en la práctica de mindfulness

Jon Kabat-Zinn, profesor de la Universidad de Massachussets y especialista en programas terapéuticos basados en mindfulness, define esta práctica como “la única actividad humana intencional y sistemática que, en el fondo, consiste en no intentar mejorarnos a nosotros mismos ni llegar a ningún otro lugar, sino simplemente en darnos cuenta de dónde estamos” ….
Continuar leyendo en:

Eline Snel:Mindfulness enseña a niños, padres y educadores a relajarse.

 

 

Si puedes respirar, puedes meditar.

La meditación no es solamente para algunas personas dotadas de talento o que ya son tranquilas. No tienes que ser un experto en permanecer sentado; no tienes que esperar hasta estar descafeinado o no tener trastornos… Puedes empezar ahora mismo. Si puedes respirar, puedes meditar. (Sharon Salzberg, 2011)

Meditar

“Meditar, en el fondo, es simplemente el hecho de estar. El hecho de parar, de concederse una pausa, de dejar de correr para estar en uno mismo, para anclarse en el propio cuerpo. Es una escuela de vida”.Fabrice Midal

Los sistemas de regulación emocional según Paul Gilbert.

 Paul Gilbert, afirma que nuestro cerebro contiene, como mínimo, tres tipos principales de sistemas de regulación emocional, cada uno diseñado para hacer cosas distintas. Estos tres sistemas de regulación emocional son: el sistema de amenaza y protección; el sistema de impulso, búsqueda de recursos y excitación;  y el sistema de calma y afiliación, alivio y seguridad (Gilbet, 2015). Dicho  de otro modo ¿qué hacemos ante las amenazas?, ¿de dónde saca nuestro cuerpo la energía para lograr nuestros objetivos? y ¿por qué en ciertos momentos nos sentimos en calma y bienestar?

Estos tres sistemas están interconectados y se han configurado  con la evolución de nuestra especie. Esto significa que tenemos una sensibilidad a ciertos estímulos que es un producto de la genética, pero que también se pueden activar, por condicionamiento a otros estímulos, en las primeras etapas de nuestro aprendizaje. A continuación pasamos a comentar mas detenidamente estos tres sistemas.

Sigue leyendo “Los sistemas de regulación emocional según Paul Gilbert.”

Practicar la atención plena (mindfulness)

Cuando alguien decide iniciarse por vez primera en la meditación  se le plantean una serie de interrogantes: ¿Qué hacer?, ¿Cómo hacerlo? ¿Cuándo hacerlo?… Mindfulness es una forma aparentemente sencilla de iniciarse en la meditación, pero sobre todo es una forma de relacionarse con la experiencia cotidiana que ofrece grandes posibilidades para el desarrollo personal. En este artículo vamos a profundizar sobre las distintas posibilidades de su práctica.

El desarrollo del mindfulness implica al menos tres habilidades fundamentales:

  • La atención focalizada (concentración).
  • El monitoreo abierto.
  • La aceptación compasiva.

Sigue leyendo “Practicar la atención plena (mindfulness)”

Reconsiderando el perdón

Todas las personas arrastramos heridas emocionales, sobre todo si somos adultos. Todos llevamos en nuestras espaldas injusticias, traiciones, humillaciones y negligencias que nos han provocado otras personas, pero también que nos hemos provocado nosotros mismos. También es probable que hayamos sido responsables, conscientemente o no, del sufrimiento de otras personas.

Estas heridas pueden ser pequeñas piedrecitas pero también, para algunos, grandes rocas con las que cargamos y que, sin embargo, nos cuesta soltar.

Uno de los desafíos más importantes en el camino hacia el equilibrio emocional está relacionado con esas heridas emocionales que arrastramos del pasado, bien sean causadas por otros o por nosotros mismos. ¿Cómo podemos gestionar el resentimiento, el enfado, la ira… que a veces nos causan dichas heridas?  Sigue leyendo “Reconsiderando el perdón”